Quimera

Ya está lista para que la veas, la primera exposición de esta temporada en Acontarmentiras. Se llama Quimera y es del artista alicantino Javier Moreno. Las obras estarán expuestas hasta el próximo 27 de octubre.

 

 

 

 

Leer +


TEXTO PRESENTACIÓN

La carne, el fluido, las heces, realidades conocidas y repugnantes, donde siempre subyace el temor a una fisicidad contundente. A través del material carnal que nos configura, nos decimos que estamos vivos y a la vez redescubrimos que somos perecederos.
De una parte somos neófilos y de otra temblamos ante lo desconocido. El otro, el híbrido, lo monstruoso, lo animal, es nuevo e inexplorado por vetado, por reprimido. Y es abordando contundentemente nuestra monstruosidad como liberamos la oscuridad más oculta de nuestro ser.
La figura del monstruo nos sume en el infierno y a su vez nos parece de un material sagrado. Es nuestro yo más profundo. Y es en este plano en el que deseo situarme, haciéndole sentir al espectador como un animal.
Ese animal monstruoso que nos hace escapar para al rato volver con deseos de acariciarlo, de comérselo, de follárselo.


Serie QUIMERA

Con esta serie, a modo de ejercicio nemotécnico e introspectivo retomo el gusto y la obsesión que de niño tenía por dibujar únicamente monstruos, criaturas icónicas de nuestro subconsciente; formas horripilantes que constituyen nuestros males soterrados, nuestra psique enferma y nuestros tabúes más arraigados.
A través de un sistema de representación y esquematización de las diferentes personalidades y pasiones humanas llamado ENEAGRAMA, genero plásticamente monstruos que capten cada uno de los tipos de carácter. A través de la entrevista y el simbolismo, busco unas representaciones del miedo con las que el público pueda identificarse.
Planteo una metodología de creación similar al exorcismo que parte del inconsciente colectivo para particularizarse en mi propia historia y memoria personal. Una bajada a los infiernos para desatar la más primitiva batalla: la de conocerse a uno mismo. 


Serie MODELO

Serie constituida por cuatro piezas independientes de escayola que aborda el cuerpo y la carne de un modo arquetípico.
Lo aséptico del color blanco dota a esos órganos tallados, formas del deseo o restos putrefactos, de una limpieza y pulcritud no habitual para nuestro ojo.
La línea recta del cubo contra lo blando y orgánico de la carne; divergencia que nos empuja hacia el borde, siempre ambiguo, de la atracción y el asco.

Por: Javi Moreno

 
< Anterior
[Volver]


Inicio arrow Noticias arrow Quimera